El joven Luis Javier Quispe, destacado estudiante alteño que representó al país en el Concurso Internacional de Informática y Computación (CIIC) a nivel Iberoamérica, obtuvo una medalla de bronce y un excelente puntaje en la Olimpiada Internacional de Informática, donde compitió con más de 100 estudiantes de diferentes países.

Cabe recordar que la competencia se realizó entre el 28 de julio y el 4 de agosto en Irán.

"Esa medalla la logré obtener ante más de cien competidores de toda Iberoamérica y la competencia mundial fue con alrededor de 86 países y más de 300 participantes", aseveró Luis, en declaraciones a la Agencia Municipal de Información (AMI).

El joven estudiante dijo que fue una experiencia inolvidable, toda vez que, en ese país, a la llegada de la delegación, había personas designadas quienes esperaban, con la bandera de cada territorio, la llegada de los competidores.

"Allá fue una experiencia inolvidable, porque había gente designada para la recepción y nos recibieron muy bien, con la banderita de cada país y nuestros guías nos presentaron el pabellón nacional, ellos fueron quienes nos trasladaron del aeropuerto hasta el hotel. Con el idioma no tuve ningún problema porque ya me había preparado con unos cursitos, además, nuestros guías siempre nos ayudaban", sostuvo Luis Javier.

Con respecto a la Olimpiada Internacional de Informática, Luis Javier, indicó que la competencia tuvo una duración de 10 horas durante dos días, con tres problemas evaluados sobre 100 puntos.  

"Entonces, el máximo puntaje que podía obtener cada estudiante era de 600 puntos y el tercer y quinto día, se realizó los exámenes desde las 09:00 hasta las 14:00, hora de Irán. Considerando que fue mi primera presentación internacional, me fue bien", expresó sonriendo el joven destacado.

"Lo más lindo y bonito fue que en un principio yo me sentía solo, pero realmente aquí en Bolivia hay ese tipo de apoyo por parte de la gente, por parte de las autoridades que no te dejan ahí. Entre ellas está la alcaldesa Soledad Chapetón, quien me brindó apoyo tanto económico como moral en los últimos momentos antes de mi viaje hacia Irán, por eso estoy muy agradecido con todas las autoridades", sostuvo.

La señora Irene Ramírez Mamani, mamá de Luis Javier, con orgullo, dijo sentirse muy feliz, porque su hijo logró vencer todas las barreras con su perseverancia.

"Mi hijo ha logrado alcanzar su sueño después de tantos años. Siempre me decía este año va a ser mi año y lo ha logrado, por eso estoy muy feliz", sostuvo.

Fuente.